Calidad de vida y Rehabilitación

//Calidad de vida y Rehabilitación
Calidad de vida y Rehabilitación 2017-05-25T09:50:14+00:00

Alcanzada la remisión de la enfermedad, el paciente debe adaptarse a los nuevos cambios que la enfermedad ha ocasionado en su vida desde el punto de vista físico como psicológico.

Es habitual experimentar sensaciones tales como la preocupación, la ansiedad o incluso la depresión una vez tratada la enfermedad, sobre todo, en las fechas próximas a las visitas rutinarias al médico. Hay que percibir estas consultas como una oportunidad para obtener información médica, apoyo psicológico y ser derivados a posibles especialistas requeridos y demandados por el paciente tales como nutricionistas, dietistas o profesionales del sector de la rehabilitación.

Algunas personas sufren pérdidas de orina, incontinencia urinaria, después de una reconstrucción de la vejiga, especialmente durante la noche. Gracias a técnicas como los ejercicios de Kegel se puede fortalecer los músculos que ayudan a controlar el flujo de orina. Existen otras técnicas tales como catéteres para recolectar la orina podrían ayudar, dispositivos de compresión (presión) en el pene por cortos períodos de tiempo para ayudar a evitar que la orina se escape o productos para la incontinencia.

Si el paciente ha sido sometido a una cistectomía y ahora tiene una urostomía (salida de la orina a través de una abertura en el vientre) se pueden producir alteraciones en ciertas rutinas diarias así como cambios al orinar. Se hace necesario responder a las preocupaciones, inquietudes y necesidades del paciente tales como la aceptación e impacto que tal práctica ocasiona desde el punto de vista psicológico (vergüenza, ansiedad o aislamiento) así como el cuidado de la urostomía de manera adecuada.

El cáncer de vejiga también puede afectar al rendimiento sexual. La clave ahora es reconocerse física y sexualmente de nuevo. Reinventarse sexualmente a través de  juegos, preámbulos, caricias íntimas y pautas de excitación.

En el caso de las mujeres es típica la dificultad en la lubricación vaginal y la falta de interés sexual. Para ello, es común la administración de estrógenos aplicados localmente o fortalecer los músculos del suelo pélvico mediante ejercicios de rehabilitación del suelo pélvico conocidos como ejercicios de Kegel o pélvicos.

En el caso de los hombres, pueden derivar en problemas de erección o esterilidad. La erección, la eyaculación y el orgasmo suelen suceder en  continuidad entre sí, pero son controlados a través de sistemas completamente diferentes y pueden ocurrir independientemente. Desde el punto de vista psicológico, hay que reeducar al paciente sexualmente a fin de enseñarle que es posible disfrutar del sexo aún con ciertas dificultades en la erección; desde el punto de vista físico es posible la medicación tal como pastillas, supositorio, diferentes dispositivos electrónicos así como inyecciones que ayuden al paciente a lograr una erección.Debido a los tratamientos, también existen problemas asociados de fertilidad.  Teniendo en cuenta la edad del paciente así como el diagnostico, existe la posibilidad de someterse a técnicas de preservación de la fertilidad antes de la administración de los tratamientos.Otros de los problemas asociados al cáncer de vejiga pueden ser linfedema de miembros inferiores, Pérdida de masa muscular, fatiga, etc.