Seguimiento

Seguimiento 2017-05-25T09:51:16+00:00

Una vez finalizados los tratamientos, el paciente debe someterse a un protocolo de seguimiento con los siguientes objetivos:

  • Detectar y prevenir los efectos adversos del tratamiento.
  • Detectar una posible recaída de la enfermedad a tiempo.
  • Proporcionar información médica, apoyo psicológico y derivar al personal encargado de ofrecer apoyo especializado para volver a la vida diaria normal de la manera óptima.

Durante un tiempo, el paciente se tendrá que someter a unas visitas rutinarias al médico así como exámenes periódicos marcados en función del grado y la estadificación de la enfermedad y el tipo de tratamiento que se ha aplicado. El protocolo puede estar compuesto por los siguientes procedimientos o criterios:

  • Antecedentes físicos generales y de síntomas relacionados con el cáncer de vejiga desde la visita anterior.
  • Cistoscopia y biopsia.
  • Imágenes del aparato urinario superior.
  • Citología urinaria: análisis de la orina para detectar la posible presencia de células tumorales.
  • Investigaciones de laboratorio: bioquímica sanguínea y función renal.
  • Repetición de las investigaciones radiológicas.

Seguimiento cáncer de vejiga sin invasión muscular (0a y 0is)

Citoscopia periódica y citología de la orina cada 3-6 meses en función del riesgo del paciente los 2 primeros años y de 6 a 12 meses.

Seguimiento cáncer de vejiga con invasión muscular

Pacientes con cistectomía radical: citología de la orina y pruebas de la función renal y hepática cada 3-6 meses durante 2 años. Además sería favorable la exploración por imágenes del tórax, tracto urinario superior, del abdomen y de la pelvis cada 3-6 meses durante 2 años.

Pacientes con estrategia de conservación de órganos: determinada la respuesta a la  quimiorradiación, el procedimiento será similar al de pacientes con cistectomía radical además de cistoscopia, citología de la orina y biopsias aleatorias cada 3-6 meses durante 2 años. También se efectúan controles a fin de establecer posibles secuelas de la toxicidad de los tratamientos o tumores secundarios.